Música para brujas

sábado, 17 de septiembre de 2011

El juicio final ha llegado y ha pasado...

Lo he conseguido. He conseguido lo que pensé que no podría ser. He aprobado LA asignatura. Esa que llevaba clavada como una espina desde primero. Esa que me ha hecho pasar noches en vela, plantearme mis ideales y hasta rebajarme en el altar de la dignidad.

He podido con ella. Y ahora soy libre.

Bueno, eso ha sonado muy de peli. De hecho no soy libre. Pero lo que sí que soy es licenciada (o lo seré cuando termine el papeleo y pague el título).

No ha sido fácil. De hecho ha sido un infierno. Pero…

La verdad es que es la cuarta vez que hago el examen y es la primera que estudio en serio (¿será por eso que he aprobado? ^^).

Pero cuando suspendí en junio le pedí al profesor que me aprobara. Le razoné que era mi última asignatura, que tenía un trabajo esperándome en septiembre. Él, me contestó que no. De hecho me dijo…, bueno, lo que me dijo que quede entre él y yo. Pero el caso es que no fue un cumplido.

Yo, en respuesta, maldije a los cielos, a los infiernos y sobre todo lo maldije a él. Merecido o no, esa es la cruz de la docencia.

Cuando se me pasó un poco el enfado, pensé en lo que debía hacer. Y lo hice. Me hipotequé el verano. Y cambié las tardes con los colegas por mañanas en la biblioteca.

Ha sido horrible. Ha sido frustrante.

Pero ha dado resultado.

Y ahora me planteo… ¿Ha valido la pena, sacármelo limpio? ¿Aprobar legalmente?

¿Habría preferido que él accediera a aprobarme? ¿Hay mucha diferencia? A fin de cuentas, cómo he conseguido el aprobado no figura en el expediente…

Técnicamente no. Solo hay un par de meses de diferencia, pero…

Mira, obviamente, querido profesor, no voy a ir a darte las gracias… Quiero decir, sí, estoy agradecida (bastante) porque gracias a ti he tenido la oportunidad de hacer mi propio K-2. He superado lo que creía insuperable. Y ahora soy mejor.

Pero aun así, señor mío, usted me las ha hecho pasar como vulgarmente se dice: más putas que Caín. Y te estoy agradecida, pero también estoy resentida. Así que…

Por eso digo esto aquí. Porque aunque tal vez debiera, no soy tan buena persona o no me urge tanto como para ir decírtelo. O tal vez será que no quiero verle en persona y que recuerde que no me tiene mucho aprecio y prefiera bajarme la nota.

En cualquier caso. Hoy he hecho historia.

Y a otra cosa mariposa. Esto lo escribí el lunes 12, que fue cuando me enteré. Pero por uno que otro motivo no he podido actualizar. Dicho “uno que otro”, es solamente uno. Estoy trabajando a jornada completa en una empresa. Sí, estoy en una oficina, controlo una centralita con dieciséis extensiones distintas y no podría estar más feliz.

A ver, claro que no es el sueño de mi vida, pero es un trabajo. ¡Es más! Es un trampolín hacia mi independencia.

Ahora tengo un horario fijo, una pulsera de gimnasio y una taza en mi cajón. Es raro, pero, por lo general, es bastante genial.

No debería decirlo, porque al decirlo lo gafaré pero, las cosas me están saliendo bastante bien. Sé que no es así para todo el mundo. Sé que mucha gente lo está pasando mal, así que eso solo me hace sentirme más agradecida a mis p***s estrellas, y sobre todo a los que me han echado un cable a medio camino.

Parece mentira el giro que ha dado mi vida en un año. A día de hoy, hace un año, acababa de llegar a Taiwán, estaba estrenando una bici pintada con spray y perdiéndome por el barrio. A día de hoy, hoy, estoy en el trabajo, he ido al gimnasio por la mañana, me he comido mi tupper, y mi madre está haciéndome un trámite para solicitar el título.

You know, today, life is good.

Alena

Recuento del día:

*Créditos aprobados: 300
*
Días que llevo en el trabajo: 2
*Flash movs en las que he participado: 1
*Musicales que quiero ver: 3
*DNIs caducados: 1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada