Música para brujas

miércoles, 29 de junio de 2011

Saltar o no saltar...

Hace un tiempo tuve una realización. Una de esas cosas que en el fondo has sabido siempre pero que tu subconsciente se ha empeñado en ocultar. Y, bueno, cuando dicha información salió a flote me encontré con un dilema. ¿Qué hacer? ¿Qué se hace con un secreto que has ocultado durante años?

Bien... después de meditarlo un poco di con la solución. Tenía dos opciones: hablar ahora o callarme para siempre (mal chiste, soy consciente). Saltar o quedarme en tierra firme mirando el horizonte.


Durante un tiempo pensé que lo mejor era no hacer nada. Dejar las cosas tal y como estaban. Porque... ¿qué bien podía salir de remover agua pasada? Si había llevado esa información dentro de mí tanto tiempo, ¿por qué no seguir llevándola dentro como hasta ahora?

Pero... al final...

Decidí saltar. Decidí remover el agua, reabrir la herida. No lo hice con expectativas, sólo necesitaba físicamente arrancarme ese secreto de dentro para evitar que se pudiera dentro de mí y me estropeara.

Tal vez me equivoqué. Pero sólo sé que me sentí liberada. Y sólo por eso valió la pena.

Alena

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada