Música para brujas

miércoles, 2 de marzo de 2011

Guilty pleasures...

Guitly pleasures es una de esas expresiones inglesas que tanto molan y que, a menudo, tienen mal traducir (y lo digo yo que "soy" traductora)... pero bueno... podríamos dejarlo en: placeres inconfesables.

Ya sabes... esas cosas que te gusta hacer de vez en cuando, aunque no sabes bien por qué, y que normalmente preferirías que te arrancaran las uñas con tenazas a confersar que disfrutas con ellas... de ahí lo de inconfesables.

Pues bueno, yo, igual que cualquier hijo/a de vecino/a, tengo los míos.
Y uno de ellos empezó como placer inconfesable y acabó convirtiéndose en una tradición personal. Pues sí.
Sucedió gradualmente creo... y a día de hoy sólo sé que cuando tengo uno de esos días insustanciales en que no quiero hacer nada (ni siquiera pensar, mejor dicho, sobre todo no pensar), siempre termino tirada en mi cama con un cojín en la barriga con el portátil encima viendo chick flicks (otra expresión guay), o sea pelis de tías, por internet. Una tras otra. Y no falla nunca... puede que la peli sea malísima, previsible y trillada... pero siempre termino sonriendo.

Además, ya que estoy de confesiones... tengo una especial debilidad por las películas sobre patinaje, que suelen ser lo más cursi que hay, pero creo que eso me viene por deformación profesional (practiqué patinaje artístico durante seis años...).

En fin, entrada random donde las haya...

Alena


Recuento del día:


*Número de baozi comidos hoy: 3
*
Clásicos leídos hoy: 1
*Dibujos trabajados hoy: 2
*Deberes pendientes de la UAB: n+1
*Excursiones que se van al traste porque hace mal tiempo: 1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada