Música para brujas

miércoles, 23 de febrero de 2011

Lo peor de mí...

Hoy me he dado cuenta de que, por algún motivo, al enfrentarme a cualquier situación social, mi primer instinto es el ataque. Es suponer lo peor, esperar lo peor, pensar que la gente es mala, egoísta, mentirosa.

¿Por qué?

Me da miedo pensar que sea un reflejo de mí misma. Alguien me dijo hace poco que vemos en los demás lo que no queremos ver de nosotros mismos. Y creo es una verdad como un templo. Y una verdad especialmente dolorosa.

Ayer tuve un "enfrentamiento" social. Una situación como muchas otras... en la que había un problema y yo desconocía los hechos por completo. ¿Y cúal fue mi enfoque? Pensar lo peor. Esperar que el causante del problema lo estuviera causando porque era egoísta y le importaba todo un bledo. Incluso cuando otra gente me planteaba escenarios alternativos, en mi mente, yo seguía en mis trece: esa persona era mala y yo iba a ponerla en su sitio.

Pues bien, hoy, el karma me ha puesto en mi sitio a mí. Demostrándome que yo estaba muy equivocada, y que la persona en cuestión no era malvada sino más bien adorable.
Descubrirlo ha sido un alibio... y también un breve júbilo muy cálido... Pero claro, la contraparte... el yang de este ying, ha sido que luego... pasada la euforia y el amor a la vida, me he dado de bruces con la realidad.
¿Por qué asumí que el culpable era mala persona? ¿Por qué ni siquiera me planteé que fuera un malentendido? ¿Por qué siempre tengo que sacar las uñas (incluso antes de tener motivos para ello)?

Parece que mi sangre esté mezclada con veneno, con rabia, con suspicacia y traición...

¿Por qué no puedo ser mejor?


Estoy bastante perdida... bueno, no estoy perdida en realidad. Sé dónde está el camino... y creo que saber a dónde lleva... Lo veo, puedo verlo. Pero estoy en un pántano con el agua fangosa y el barro hasta las pantorrillas... y no puedo salir. Me llevará mucho tiempo... Porque he intentando la alternativa... hacer un movimiento brusco, pero con eso sólo consigo un segundo de euforia que termina cuando descubro que, en realidad, me he hundido más.

Así que, como dijeron cuatros japonesas que dibujan y escriben de ensueño: Movimientos mínimos generan resultados máximos.

Mañana lo haré un poco mejor.

Alena



Recuento del día:



*Días que llevo en Taipei: 8
*
Resoluciones completamente inesperadas: 1
*Trabajos de la uni terminados hoy: 1
*Almas gemelas encontradas en la red: 1
*Lecutras pendientes para los próximos días: 5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada